Un proyecto transformador

image

Consejos de Promoción Juvenil 

Desde el comienzo, uno de los mayores compromisos asumidos por Encuentro Vecinal Córdoba es dar respuesta a la dolorosa y urgente realidad que somete en las adicciones a miles de jóvenes.

Luego de muchos años de visibilizar este flagelo social en la legislatura provincial y en numerosos espacios públicos, el compromiso se acrecienta ante la falta de acciones gubernamentales dedicadas a abordar la problemática en su totalidad.

En conocimiento de la difícil situación que atraviesan muchas familias alcanzadas por contextos de adicciones, desde 2016 Encuentro Vecinal Córdoba solicita en la Legislatura se apruebe la Ley de Consejos de Promoción Juvenil. Este proyecto se centra en generar espacios que acompañen el sano crecimiento de los jóvenes, de manera que puedan conocer sus posibilidades de futuro, optar por un camino de vida y encontrar las herramientas para realizarlo.

Las adicciones, como expresión visible de otras problemáticas sociales que se extienden en distintos rincones de la provincia, exigen una respuesta comunitaria sustentada en el trabajo en red para garantizar el cuidado y respeto de la vida en todos sus momentos. Esta certeza moviliza el presente de nuestra acción política como Encuentro Vecinal Córdoba.       

Una propuesta que ya no puede esperar

El proyecto de ley de creación de los Consejos de Promoción Juvenil fue presentado ante la Legislatura de Córdoba por Aurelio García Elorrio, el 8 de junio de 2016.

En el documento, las palabras de nuestro legislador y candidato a Diputado Nacional dan cuenta de la relevancia de esta ley para responder a la problemática de las adicciones: “el fundamento y la razón de ser del proyecto es trabajar en red para mostrar a nuestros hijos todas las posibilidades que existen en la sociedad para su futuro (…) Para que esto sea efectivo queremos establecer una política de Estado que no solo ponga de manifiesto la voluntad de encarar el tema, sino que además genere la obligación de construir una arquitectura que dé una solución profunda al problema”.

Para esos objetivos, el proyecto se organiza sobre dos grandes líneas de trabajo.

Por un lado, el acompañamiento a jóvenes que se encuentran entre los 10 y 25 años de edad. Para ellos se plantea la ejecución de diversos proyectos -de acuerdo a previos relevamientos de cada localidad- que amplíen las posibilidades de conocimiento y experiencias de los jóvenes, sin olvidar el objetivo central de brindar herramientas para que construyan su propio “proyecto de vida”, es decir, que planifiquen y elijan las mejores opciones que hacen a su bienestar y realización.

Por otro lado, se propone establecer escuelas de padres como un complemento indispensable para fortalecer la familia como núcleo social donde niñas, niños y jóvenes desarrollan plenamente sus capacidades. Esto responde a la necesidad de llevar a cabo un abordaje integral de la problemática y evitar que nuestras juventudes sean un público accesible para las mafias que operan en el ofrecimiento y venta de sustancias ilegales. 

Los esfuerzos ante el desafío que plantean las adicciones no pueden ser aislados. Por ello en el proyecto de ley se integra la participación de distintos sectores: público, social, productivo y religioso. Ante una problemática que afecta a toda la sociedad, la respuesta debemos darla en conjunto, asumiendo cada actor su responsabilidad.

¿Qué ocurre en el presente?  

Al día de la fecha, el Proyecto de Ley de Consejos de Promoción Juvenil aún se encuentra en tratamiento. 

En General Deheza fue aprobada como ordenanza municipal pero hasta ahora no se pudo implementar. 

Como finaliza el escrito presentado por el legislador Aurelio García Elorrio: “es hora de entender que nuestros problemas sociales son fruto de años de descuido de nuestra tarea más importante: dignificar y cuidar a la persona, dignificar y cuidar a la familia. Un descuido no solo del Estado sino de toda la comunidad, que debe asumir la realidad y poner manos a la obra”

Con esta ley se pone a disposición un plan de acción integral que responde a una histórica demanda social de los cordobeses.